Asociación Bodhicitta

Escola de l'Ésser

Mediateca Meditativa

Enciclopedia de Dharma

Karma

Karma

(Sánscrito; tibetano, ལས་, le)

Karma significa literalmente “acción”, pero también se refiere al proceso de causa y efecto por el que las acciones positivas dan lugar a la felicidad y las negativas y perjudiciales al sufrimiento. El verdadero mensaje de las enseñanzas sobre el karma es la responsabilidad.

Aclarar malentendidos

En El libro tibetano de la vida y de la muerte, Sogyal Rinpoche escribe:

El karma, pues, no es fatalista ni está predeterminado. El karma significa nuestra capacidad de crear y cambiar. Es creativo porque podemos determinar cómo y por qué actuamos. Podemos cambiar.

Ringu Tulku Rinpoche dice:

El karma se refiere a todo lo que hemos hecho, por lo que todo lo que somos ahora es, en este sentido, un resultado kármico. Todo lo que somos en el momento presente, incluyendo nuestro cuerpo y los demás agregados [1], es un resultado kármico. De hecho, los llamamos en tibetano རྣམ་སྨིན་གྱི་ཕུང་པོ་, nam min gyi pungpo: los “agregados que son el resultado de la maduración kármica”. Por lo tanto, la manera como somos ahora se debe a nuestro karma. Tal vez un buddha podría decirnos exactamente por qué tenemos este tipo de pelo, o este tipo de boca, o estos ojos, etc., porque es muy complejo e implica no sólo una o dos causas, sino muchas causas diferentes.

A veces, para ayudarnos a entender cómo determinadas acciones contribuyen a determinados tipos de resultados —por ejemplo, cómo las buenas acciones producen buenos resultados y cómo las malas acciones producen malos resultados—, Buddha Shakyamuni contaba historias como las que encontramos en los cuentos Jataka. Pero las cosas no ocurren sólo por una causa concreta. No experimentamos un resultado por cada cosa que hacemos. Más bien, todo el conjunto —la totalidad de nuestra experiencia y nuestras acciones— influye en lo que llegamos a ser de un momento a otro.

Por lo tanto, el karma no es sólo lo que hicimos en nuestra última vida, sino también lo que hemos hecho en esta vida, y lo que hicimos en todas nuestras vidas en el pasado. Todo el pasado nos ha convertido en lo que somos ahora, incluso lo que hemos hecho esta mañana. Por lo tanto, desde el punto de vista budista, no se puede decir que haya nada en nuestra experiencia ordinaria que no sea de alguna manera el resultado de nuestro karma.

Creo que es muy importante entender esto, porque a menudo la gente ve el karma como una especie de castigo. Piensan que hicieron algo malo en el pasado y que ahora están siendo castigados por ello, y que después de que el castigo termine, su karma desaparecerá. La gente puede incluso pensar que no hay nada que pueda hacer para cambiar su destino, y que debería sentarse ahí, pasivamente, esperando a que todo pase por sí solo. Ese es un error muy grave.

Como he dicho, el karma significa que todo lo que eres ahora es el resultado de muchos factores diferentes. Nunca es totalmente tu culpa si tienes un problema. Es tu karma, sí, pero no puede considerarse exclusivamente tu culpa, porque las cosas suceden por muchas razones. Por supuesto, es en parte tu culpa, pero no es sólo porque cometiste un error en el pasado y ahora estás siendo castigado por ello. Al contrario, se debe a todas las circunstancias por las que has pasado, todas las cosas malas e incluso todas las cosas buenas, todo.

Si ves el karma de esta manera, puedes ver que siempre hay algo que puedes hacer para cambiarlo. Hay factores que han hecho de ti lo que eres ahora, pero eso no te impide hacer algo y crear nuevas causas y condiciones.

Por supuesto, podemos tener algunas limitaciones en nuestra capacidad de hacer cosas, debido a nuestra inteligencia o recursos limitados o lo que sea, pero en cualquier momento podemos actuar de forma positiva o negativa. Siempre tenemos esta opción, todo el rato. Somos muy poderosos. Con facilidad podemos hacer mucho daño. O también podemos hacer muchas cosas buenas. Y lo que hagamos estará influenciado por la fuerza de nuestra personalidad y lo que somos ahora, así que siempre está el impacto de nuestro pasado, pero también está nuestra propia fuerza de voluntad y nuestros propios esfuerzos e intenciones en el presente. Ellos también tienen un efecto.

Si puedes ver las cosas de esta manera, creo que entenderás mejor el karma. Las cosas suceden como resultado de causas particulares, pero eso no significa que todo esté totalmente predeterminado. Podemos cambiar, no necesariamente así [chasquea los dedos], pero podemos cambiar.

Categorías de karma

Contaminado / No contaminado

  1. Acciones contaminadas (tibetano, ཟག་བཅས་ཀྱི་ལས་, sakche kyi le): son todas las acciones virtuosas o no virtuosas que generan resultados en el samsara.
  2. Acciones impolutas o no contaminadas (tibetano, ཟག་མེད་ཀྱི་ལས་, sakme kyi le): son las acciones que se realizan como parte del verdadero camino (tibetano, ལམ་བདེན་, lamden), que producen el resultado del nirvana.

 

Meritorio / No meritorio / No transferible

1.     Las “acciones meritorias” (tibetano, བསོད་ནམས་ཀྱི་ལས་ sonam kyi le) son las acciones positivas que crean experiencias placenteras dentro de los reinos del deseo; o pueden conducir al renacimiento en estados superiores de la existencia samsárica.

2.     Las “acciones no meritorias” (tibetano, བསོད་ནམས་མིན་པའི་ལས་ sonam minpe le) son las acciones negativas que crean experiencias dolorosas en los reinos del deseo.

3.     “Acciones intransferibles” o “karma inquebrantable” (tibetano, མི་གཡོ་བའི་ལས་ miyowe le) se refiere a la permanencia en estados de meditación muy sutiles que conducen al renacimiento en los dos reinos más elevados del samsara. Se llama así porque, aparte de madurar en sus respectivos reinos —el reino de la forma y el reino sin forma—, no lo transfiere a uno a otros reinos, ya que no hay flexibilidad para que el karma madure de otra manera.

En el caso de las acciones meritorias y no meritorias, hay cierta flexibilidad en cuanto a la forma en que puede madurar el karma. No se puede decir con certeza cuál será el resultado.[2]

Según el momento en que se experimenta el resultado

1.     El karma que se experimenta en la vida presente (tibetano མཐོང་ཆོས་མྱོང་འགྱུར་གྱི་ལས་, thong chö ñong gyur kyi le).
2.     El karma que se experimentará después del renacimiento (tibetano སྐྱེ་ནས་མྱོང་འགྱུར་གྱི་ལས, kye ne ñong gyur kyi le)
3.     El karma que se experimentará en otras vidas futuras (tibetano ལན་གྲངས་གཞན་ལ་མྱོང་འགྱུར་གྱི་ལས་, len drang shen la ñong gyur kyi le)
4.     El karma que no es seguro que llegue a experimentarse (tibetano མྱོང་བར་མ་ངེས་པའི་ལས་, ñongwar ma ngepe le)

 

Notas

[1] [Nota del Traductor] Aquí ‘agregados’ se refiere a los cinco agregados (sánscrito skandha) psico-físicos que, de acuerdo con la filosofía budista, son la base del aferramiento al yo. Estos cinco agregados son: la forma, la sensación, la percepción, formaciones y las consciencias asociadas a los sentidos y la mente.

[2] De Gateway to Knowledge de Mipham Rinpoche y una enseñanza de Sogyal Rinpoche en Haileybury, Inglaterra, 2013.

Enseñanzas para profundizar

Pdf: «Preguntas sobre el karma: elegir no oscilar» – Phakchok Rinpoche 

Video: «Los cuatro pensamientos que reorientan la mente» – Xavier Puigdevall

Video: «El Karma» – Xavier Puigdevall

Pdf: «El manejo de hábitos» – Phakchok Rinpoche

 

 

Créditos

Traducido por el equipo de traductores de la Asociación Bodhicitta Escola de l’Ésser del original Karma de Rigpa Wiki.
(https://www.rigpawiki.org/index.php?title=Karma)
Publicado en la Enciclopedia de Dharma en enero del 2022.

 

Este mantra de veintiséis sílabas pertenece al Tantra raíz  de Mañjuśrī .
Cuando se coloca dentro de algún texto, previene que la persona que pise
o pase por encima de este texto, acumule  karma negativo.

Suscríbete a la newsletter

Recibirás periódicamente información de nuestras actividades

Suscríbete a la newsletter

¡Confirma tu suscripción haciendo clic en el enlace que recibirás por correo!